Antes y después del festín de Nochevieja tocan los días de compensación

Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO): Noticias, Tratamientos, Balón y Banda Gástricos

En España las Navidades se alargan más de la cuenta y nos da la impresión que finalizan con la fiesta de Reyes. Mientrastanto, protagonizamos una serie de reuniones familiares, cenas de empresa y entre amigos, comidas navideñas con una sobredosis de calorías, dulce, grasas y alcohol.
Aquí os dejamos este especial de Navidad de la Radio Onda Madrid, realizado el día 26 de diciembre en un directo desde la sede del IMEO en Madrid, con algunos consejos muy utiles para los llamados días de compensación que tocan después de los excesos cometidos durante las fiestas.

Ver la entrada original

Comer chocolate reduce la posibilidad de morir de un infarto

BellNu

12926573-tableta-de-chocolate-con-cacao-en-polvo-y-las-avellanasComer chocolate al menos dos veces por semana divide por tres aproximadamente el riesgo de mortalidad cardiovascular cuando ya se ha padecido un ataque cardíaco, en comparación con las personas que nunca se dejan tentar por este dulce, según un estudio sueco.

El consumo de chocolate está “muy asociado con una reducción de la mortalidad cardíaca en personas – no diabéticas- que han sobrevivido a un infarto”, subraya el estudio publicado en el ejemplar de septiembre del Journal of Internal Medicine.

Y esta correlación benéfica depende de la dosis, o sea que aumenta con la cantidad ingerida; el estudio viene a decir que más vale un poco de chocolate que nada.

Debido a su porcentaje de grasa y de azúcar (variable en función de su composición), el chocolate suele estar proscrito para los diabéticos.

Por eso el doctor Imre Janszky y sus colegas del Instituto Karolinska de Estocolmo, autores del estudio…

Ver la entrada original 263 palabras más

15. Las drogas baratas ni son drogas ni son nada

rabudopuntocom

En vista de que en la plaza de Cervantes de Santiago había yonkis más serenos que yo, el doctor Allut, que sabe lo que se hace, se avino a reducirme la medicación. Entre eso, que me han quitado siete de las quince grapas que me cierran el cráneo y que ha salido el sol en Compospétrea, el ánimo es otro. Con todo, he tenido un amanecer brusco, sobre todo con los que están a mi alrededor. No es por disculparme, lo juro, pero hay que entender que mi malestar con las personas tiene un origen físico, no es algo que me invente yo porque me da la gana. “Le hemos tocado en el área de la afectividad”, me dijo el neurocirujano. Y eso es así: tengo el disco duro manipulado. Es cierto que, aplicando la racionalidad, como la aplicamos para aplacar otros instintos con los que nos programaron en la…

Ver la entrada original 177 palabras más