Las células “zombie” abren la vía de revivir réplicas artificiales idénticas a las muertas.

image

El desarrollo de las células zombie comenzó con el descubrimiento de un equipo de científicos franceses, que a mediados del 2012 afirmaron que se podían replicar a partir de estructuras vivas, (células madre, de músculos y médula ósea) de cadáveres humanos hasta 17 días después de muerto el organismo que las albergaba. “Las “zombie” -afirmaron-pueden realizar sus funciones mejor que los organismos vivos. No solo eso, además son más resistentes a entornos extremos como temperaturas y presiones muy altas”.

De acuerdo con los investigadores, las células unen química y biología para crear formas que no solo se parecen a sus versiones pasadas, sino que también pueden trabajar mejor que ellas. Los científicos franceses que son los auténticos creadores de toda esa línea, incluso del nombre, no tuvieron en 2012 éxito con células aisladas, pero esperaban que más adelante se podrían crear, a partir de ellas, micro o macro organismos con la capacidad de explorar ambientes hostiles dentro y fuera del planeta. La cuestión -dijeron- era trasplantarlas y lograr hacer nacer otras nuevas en perfecto estado. La vida después de la muerte, desde la ficción a la ciencia, en un solo paso. Otros científicos europeos y americanos se rieron y hasta hicieron chistes de la idea de revivir cadáveres. Era mejor ver una película de Frankenstein para tomar ideas. O escribir un best seller de vampiros.

Pero según un artículo publicado en la revista Nature Communications, los jóvenes científicos habían descubierto que, lejos de morir con el deceso de la persona, estas células reducían al mínimo su actividad y, tras deshacerse de las mitocondrias (pequeños cuerpos que les permiten respirar), quedaban en estado de hibernación. De esta forma, conseguían sobrevivir en un medio tan hostil, sin oxígeno y en medio de un baño de ácido, de una forma parecida a como actúan en caso de lesión muscular: “Durmiéndose y esperando que la tormenta pase”, aseguraban los del equipo. Los escépticos decían que todo eso se podía contar en un cementerio o probarlo desenterrando cadáveres recién enterrados. “Esa reserva de células madre podría servir para hacer trasplantes de médula ósea, utilizados en el tratamiento de leucemia y enfermedades sanguíneas, entre otras afecciones, y de las que siempre hacen falta donantes”, explicó el profesor Chrétien, que dirigió el estudio junto a su colega Shahragim Tajbakhsh en el Instituto Pasteur. Estos científicos no se habían reído sino que se sumaron a los jóvenes. Pese a estos avances, que también fueron ensayados con éxito en ratones, el experimento revelaba según el profesor Jean-Marc Lemaitre, consultado por el diario Le Figaro un incremento de un tipo de especie molecular denominada “ROS” que presenta incompatibilidades con las células y el genoma.

Por eso, aún quedaba por saber si estas nuevas células, en perfecto estado al menos en apariencia, esconden malformaciones aún no detectadas. Siguiendo esa línea zombie de descubrimientos, se hallan células zombies que se activan con luz azul Un equipo de la Universidad Duke (EE.UU.) ha desarrollado células que cambian su estado cuando se les proyecta un simple rayo de luz azul. La técnica no tiene nada o poco que ver con el estudio de la Universidad de Nuevo México, pero digamos que es de la misma familia. La investigación, publicada en Nature Methods, tiene por objeto desarrollar células modificadas que puedan regenerar tejido cerebral dañado o incluso segregar un medicamento en tejidos enfermos, según Chandra Tucker, investigadora principal del proyecto. Se trata de una técnica a muy largo plazo cuyos primeros frutos se centrarán en la investigación básica o animal, según sus autores. Los estudiosos del Alzheimer siguen de cerca a la Dra. Chandra Tucker.
P

Los científicos usaron células de levadura, así como células del hígado y cerebro de ratones. Introdujeron en ellas dos proteínas de la planta Arabidopsis thaliana. Cuando se exponen a la luz, las proteínas se activan dentro de las células, lo que podría ayudar a controlar sus funciones. Hasta ahora, los trabajos previos en este campo necesitaban inocular otros productos en las células modificadas para que sus interruptores se encendiesen o apagasen cuando se les aplicaba luz. “Este nuevo sistema, con una de las moléculas ya dentro de las células, hace mucho más fácil construir un interruptor de luz cerebral “, explica Tucker. El interruptor de Tucker permite controlar la interacción de diferentes proteínas dentro de las células. Si se logra perfeccionar la técnica, podría contribuir a que células enfermas se suicidasen y dejaran vivir a las células sanas o que hubiera otras que segregaran medicamentos a zonas dañadas. Como también funciona en células cerebrales, se podrían reconstruir conexiones neuronales. Aunque nuestra fantasía de zombies corriendo por las calles podría estar más cerca de lo imaginamos, más o menos, la ciencia ficción está tocando con los dedos a la realidad. Últimamente un grupo de investigación de Nuevo México, siguiendo el camino de los científicos franceses en torno a la creación de “células zombie” réplicas prácticamente perfectas de células mamíferas que pueden realizar las mismas funciones que las originales sin estar realmente vivas, y sin echar mano a organismos humanos. Aquí se explica el proceso biológico de las células zombies totalmente creadas en laboratorio. Estos científicos han elaborado células ‘zombies’ a base de estructuras vivas más resistentes a ambientes extremos como presiones y temperaturas muy altas. En su experimento los científicos de Nuevo México sometieron una célula viva de mamífero en la placa de Petri a una solución de ácido silícico. El proceso consiste en depositar sílica –de lo que se forma la arena- dentro de las pequeñas estructuras de las células vivas. Luego calentar hasta quemar las proteínas de las que están hechas (esa unión de célula y ‘armadura’ para que se evaporare el ‘molde’ de proteína, creando una réplica de sílice casi perfecta de la estructura celular. Y por fin dejar en su lugar a las (estructuralmente idénticas) células zombie.

Estas tienen en común con la ciencia ficción, que son sumamente difíciles de eliminar. El efecto de un subproducto de ácido suavizó la capa lipídica protectora de la célula haciéndola porosa, lo que permitió al ácido penetrar en la célula a nivel nanométrico recubriendo cada elemento y creando una especie de armadura de sílice. “La tecnología de las células ‘zombie’ une química y biología para crear formas que no solo son casi idénticas a los originales sino también pueden ser funcionales en el futuro”- indica Bryan Kaehr, uno de los pioneros del experimento. Tales réplicas serían muy útiles para prolongar la conservación de muestras biológicas. Pero posiblemente la técnica se pueda también utilizar para fabricar nanomaquinaria compleja, según los investigadores También se encontrarían aplicaciones sin necesidad de calentar el compuesto. Por ejemplo, catalizadores biológicos —las enzimas— deben preservar una forma determinada para desencadenar reacciones químicas. La armadura de sílice mantendría intacta la estructura a temperaturas inimaginables para que sigan llevándose a cabo las reacciones. Se podrían crear estructuras milimétricas, grandes piezas metálicas y máquinas de átomos y moléculas Sin embargo, lo cierto es que sin comernos el coco con ideas locas, las células “zombie” nos brindan grandes oportunidades y puede que en algún momento complementen distintas tecnologías. Es decir, los científicos podrían crear máquinas de átomos y moléculas en lugar de grandes piezas de metal.

El Dr. Bryan Kaehr, el científico más destacado en nuevos materiales de Sandia National Laboratories en Albuquerque explicó “es un enorme reto para los investigadores construir estructuras a escala nanométrica. Podemos hacer partículas y cables, pero no molestarnos en estructuras en 3D. Con esta técnica no tenemos que construir esas estructuras, la naturaleza lo hace por nosotros.” Otro de los investigadores responsables, Jeffrey Brinker de la misma universidad declaró en un comunicado que las células zombie “existen en una forma estable y robusta en tres dimensiones que resisten los cambios de tamaño provocados por calentamiento de más de 500 grados centígrados. La obstinación de estas delicadas estructuras es increíble.” Sólo el tiempo dirá si las inocentes estructuras de laboratorio no acaban, efectivamente, corriendo por las calles hambrientas de cerebros.

¡Betfair móvil siempre va contigo!
“Conspiración” en Suecia para ganar al poker online
Consigue 20€ Gratis en Pokerstars
Feria de Moda Vintage
Las tres apuestas ligeras, una excelente táctica para ganar en poker
Casinos online: abiertos 24 horas
Gran Casino Murcia ofrece la ruleta en directo a través de 888
Turismo Orbital: Lujo espacial
‘Fast & Furious 6′ – Trailer 2 (V.O.)
‘The host (La huésped)’ – Trailer 2 (V.O.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s