Científico japonés dice que clonará un mamut

El mamut lanudo se extinguió
 hace unos 5.000 años.

El profesor Akira Iritani, de la Universidad de Kyoto, anunció que reactivará sus intentos por clonar un mamut lanudo utilizando nuevas técnicas que permitirían replicar el material genético de células de tejido congelado.
La especie se extinguió hace unos 5.000 años, pero se han descubierto varios ejemplares del animal congelados bajo la capa permanente de hielo en Siberia, Rusia.
El profesor dice que viajará a esta región en el verano en búsqueda de restos de mamut para obtener una muestra de piel o tejido blando.
Hace siete años, la BBC informó sobre un proyecto que lanzó el mismo profesor Iritani para clonar mamuts de lo que se pensaba eran las patas del extinto animal descubiertas en la norteña región de Yakutsk, en Rusia.
Muestras de músculo, médula ósea y piel se conservaron en nitrógeno líquido y fueron enviadas al centro de ciencia y tecnología de la Universidad Kinki, en el occidente de Japón, donde trabajaba Iritani.
El problema es que el ADN que ha estado congelado por tanto tiempo se daña y no sirve para clonar. “Tan pronto un cuerpo congelado sale del hielo se empieza a podrir”, dijo entonces el investigador japonés.
Sin embargo, una nueva técnica desarrollada en 2008 por el doctor Teruhiko Wakayama, del Centro Riken de Desarrollo Biológico en Japón, podría presentar una nueva oportunidad.

Nueva técnica

A través de su técnica, Wakayama logró clonar un ratón utilizando células de otro que había estado congelado durante 16 años.
Con el obstáculo aparentemente librado, todo lo que necesita hacer el profesor Iritani es identificar un núcleo de células de mamut viables para la clonación.
Para esto anunció que viajará a Siberia a mediados de este año para encontrar restos de mamut congelados. Un trozo de tejido de apenas tres centímetros cuadrados es todo lo que necesitaría.
En caso de que no logre encontrar los restos, el profesor tiene previsto pedir a científicos rusos que le den una muestra de los ejemplares que ellos han encontrado.
El material genético será insertado en óvulos de una elefante africana, animal que también se utilizará para gestar el mamut.
Iritani estima que se tomará unos dos años en impregnar al animal, más unos 600 días que es el período de gestación de los elefantes.

Lo que significa que una de estas gigantescas bestias lanudas de la edad de hielo podría estar rondando la tierra en unos cuatro o cinco años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s